28 de julio 1901. La muerte de Cascajares

En SUCESOS
28/07/2021
4 min lectura

Heraldo de Aragón. Archivo Jorge Celma Carreras.

El domingo reuniéronse el Ayuntamiento a los mayores contribuyentes y personas de viso de la población.

Se  acordó en dicho acto nombrar tres comisiones:  una compuesta del alcalde, el diputado provincial del distrito y dos particulares de representación para que marchará a la Puebla a recibir al gobernador y a todos juntos esperarse el convoy que conducía el cadáver del cardenal Cascajares; otra más numerosa, formada por vecinos de esta villa;  de esta villa encargada de acudir con todos los carruajes disponibles a recibir la fúnebre comitiva en la estación de Alcañiz,  y la tercera formada por el resto de los contribuyentes para cumplimentar las órdenes superiores que recibiesen,  proporcionar hospedaje y hacer más agradable la estancia a los forasteros cuya llegada habíase  anunciado.

Se traslado la comitiva a la iglesia parroquial. En  presbiterio se habían colocado sillones para el duelo que presidían el duque de Sotomayor, el obispo de Burgo de Osma, hermano y sobrino del finado don Felipe, general de Pedro III conde de Cascajares, el general Allanegui y el vicario capitular señor Pellicer,  y otros parientes del cardenal.

Se celebró una misa rezada y después el funeral, cantado por la capilla de este pueblo, oficiando el párroco.

Revestido de pontifical el señor obispo de Osma entonó el responso. Ocupó La sagrada cátedra el beneficiado de la parroquia de San Felipe de Zaragoza Señor bardaviu, quién comenzó leyendo las cláusulas Testamento que se refieren a su enterramiento en esta localidad y al donativo de 2.000 pesetas para los pobres de la misma,  cuya lectura emociono profundamente a los oyentes,  no faltando algunos que derramarán copiosos y llantos. Terminó  el orador dando gracias a la reina por la representación enviada; al clero, representaciones de Zaragoza y Alcañiz,  autoridades de la provincia y demás personalidades que contribuyeron a la solemnidad del acto.

Poco después era inhumado el cadáver del cardenal en la forma que comuniqué por telégrafo.

Heraldo de Aragón. Archivo Jorge Celma Carreras.

A las 8 ha llegado a esta población el cadáver del cardenal Cascajares, acompañado de las comisiones oficiales y personas de la familia.

Una  comisión de esta localidad, por cierto muy nutrida, salió a esperarlo a Alcañiz.

Aquí  ha sido recibido por las autoridades locales, quiero, las personas mas distinguidas de la población y casi todo el, que al homenaje os póstumo en al ilustre hijo de Calanda.

 El cortejo fúnebre se ha dirigido a la iglesia parroquial.

Tras breve descanso, han comenzado los solemnes funerales a los que asiste todo el elemento oficial y numeroso concurso de gentes.

 féretro colocado en un catafalco ha sido descubierto.

 la gente se ha quedado sin besar el anillo del cardenal porque no le consiente el avanzado estado de descomposición del cadáver.

 concluido el funeral ha entonado un responso el señor obispo de Osma,  y mientras que cantaba se ha verificado la procesión por el interior del templo hasta la capilla de la Virgen del Pilar que conmemora el milagro de Miguel Pellicer,  en la cual estaba preparada la sepultura del insigne purpurado.

 el cadáver ha sido depositado en la fosa abierta,  y terminadas las preces,  el pueblo ha desfilado ante el duelo,  precedido por el señor duque de Sotomayor,  el señor obispo de Osma y la familia del finado.

 la compañía de Gerona ha dado guardias durante la ceremonia y tributado al cadáver los honores de ordenanza.

 

M.B


© 2019 Grupo de Estudios Calandinos.
© 2021 Textos y fotografías, sus autores.

Impactos: 0