El bando de expulsión es publicado en Calanda y Foz Calanda (7 de julio 1610).

11/07/2020
3 min lectura

El 7 de julio de 1610 , Miguel de Garcés de Marzilla y Horuytiner, infanzón natural de Ademúz, y Joan Fraello, comisarios reales electos por Felipe III para la expulsión de los moriscos de Calanda y de Foz Calanda, cruzan el portald e Valencia, les acompañan un contingente de tropas reales. Entre su séquito se encuentran el notario del pregón Tomás Barberán, Joan Albinaja pregonero, Pedro Portolés, Joan Lario, Francisco Oribe de Alcañiz.

Joan Quintanilla alcayde del castilo y el Consejo en pleno salen al encuentro del Comisario quien les informa que va aproceerse a la lectura del bando de expulsión. Joan Albinaja inicia su recorrido por plazas y calles, los lugares acostumbrados: llamando a la población a son de tambor y lleyendo en voz acta el edicto real. Le acompaña como tetstigo Joan Luys Germaniel, cristiano viejo, notario de Calanda desde hace más de veinte años.

La efervecencia reinante en Calanda en las semánas anterirores llega a su climax. Mientras los cristianos viejos se refugian en sus casas y atrancan sus puertas, entre la población morisca se entremezclán lamentos, lloros , gritos de desesperación.

Acto seguido, mientras Garcés de Marzilla toma aposento en el castillo de Calanda, el contingente sale en dirección de Foz Calanda. El comisario a cargo de la expulsión de los moriscos de Foz es Joan Fraello, notario de Alcañiz. A Fraello le corresponde la tarea de vaciar Foz de todo habitante. Llegado el lugar vecino se repite la misma escena, Albinaja recorre las calles de Foz llamando a sus vecinos y anunciándoles su inminente expulsión.

Tres días, apenas tres días, ese es el plazo que según el bando real tienen los morisocs para abandonar Calanda y la vecina Foz Calanda.

Los moriscos, de Calanda, conscientes de que el terrible desenlace es inevitable aceptan con resignación la decisión del rey. La presencia en las calles de los bandoleros de Salaberte, que actuan como hombre de mano de Quintanilla, el temor a ser sacado de sus casas y asesinado, frena las vehelidades de los moriscos más desesperados y revoltosos.

  • Lomas Cortés, Manuel. La expulsión de los moriscos del reino de Aragón. Centro de Estudio Mudéjares (2008)
  • Fernández Terricabras, Ignasi. Els moriscs catalans. La tràgica dissort d’una minoria.
  • AHMA. Protocolos notariales
  • APC . Libros de difuntos, matrimonios y bautismos

© 2019 Grupo de Estudios Calandinos.
© 2020 Textos y fotografías, sus autores.

Impactos: 66

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *