MENÚ

Emigración e inmigración

A lo largo del la primera mitad del siglo XX, centenares de calandinos toman el camino de la emigración, en búsqueda de un contexto económico más favorable. Los principales polos industriales de la península, necesitados de aquellos brazos que el campo es incapaz de absorber, acogen a una mano de obra deseosa de abandonar las penurias y forjar un futuro a sus hijos.

La emigración no fue un fenómeno propio de la posguerra, sino que se inicia ya a mediados del siglo XIX, paralelamente a la modernización del país y la instauración del modelo económico liberal . La construcción del ferrocarril, la apertura de nuevos centros y industriales remodelación urbanística de Madrid, Barcelona y Zaragoza serán los reclamos que atraerán hacia la ciudad a parte del campesinado que se ha visto ha privado del acceso a la tierras como consecuencia de la venta de los bienes comunales y sustitución del modelo propio al antiguo régimen por el capitalismo.

Las fases de emigración de los calandinos hacia el Nuevo Mundo, se centra básicamente durante dos periodos; la primera a mediados del siglo XIX, como de las malas cosechas que asolaron el BaJo Aragón entre 1860 y 1870; la segundo durante los años 50 del siglo pasado.

La isla de Cuba, la bonanza de su clima y la esperanza de hacer fortuna, tuvo un gran reclamo. Ahí, los Buñuel, los Portolés, lograron desarrollar sus dotes empresariales y conseguir una cierta solvencia económica. Otras familias intentaron la aventura americana sin conseguir semejante éxito; los hermanos Manuel  y Mariano Castán Lahoz emigraron entorno a 1870 y fallecieron en la isla sin que pudiesen volver a pisar tierra calandina.

Ferretería de Leonardo Buñuel en La Habana

La salida hacia el extranjero se centró principalmente en la vecina Francia, donde los viñedos reclamaban con insistencia la presencia de braceros en época de la vendimia. Tras un primer contacto con la sociedad gala,  tras varios años de ida y venida,  diversas familias optaron por asentarse definitivamente en Francia, principalmente el Languedoc, en el departamento del Herault más precisamente.

A partir de 1910 se inicia un proceso migratorio hacia tierras galas principalmente hacia la ciudad de Bédarieux (Hérault) que se convierte en la Calanda francesa.

Con el paso de los años  el sueño de volver a su tierra natal fue desdibujándose y la mayoría de ellos tomaron, finalmente, la pragmática decisión de solicitar su naturalización.

El “Journal Officiel de la République française“,  publica en 1940 el nombre  de diversos calandinos a quién, por dictamen del Presidente de la República, se les concede la nacionalidad francesa.

  • Manuel Sanz (1890) de oficio agricultor, Dolores Millian (1891) y su hijo Manuel (1921) nacido en Montpellier (Hérault).
  • Felipe Medina, de oficio tejedor (1918), Saint Pons (Hérault)
  • Antonio Insa (1919), de oficio maniobra, Bedarieux (Hérault).
  • Francisco Galindo (1905), de oficio agricultor, casado con una francesa, Cabreyrolles (Hérault).
  • Elisa Marco (1911), casada con José Trujillo natural de Serón, Bedarieux (Hérault).
  • Pedro Celma, maniobra (1905), casado con Rosa María Dominguez nacida en Algeria, Castres (Tarn).
  • Facunda Milian (1910), casada con Joaquín Lisbona de Dos Torres, Bédarieux (Hérault).
  • Manuel Insa (1909), peluquero, Bédarieux (Hérault).
  • José María Bondía Martin (1910), peluquero de S

1940. Niños españoles en el Centro de acogida de Melles (Francia). De rodillas a la extrema derecha Manuela y Josefa Barberán Asensio de Calanda.

Impactos: 74

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar