Fondo documental

Llega un nuevo párroco a Calanda (1916)

Llega un nuevo párroco a Calanda (1916)

7 de junio 1916. Heraldo de Aragón. Archivo Jorge Celma Carreras El lunes, 29 del corriente, entre 5 y 6 de la tarde, hizo su entrada oficial en esta villa el párroco don Ignacio Bernabé y Mateo nombrado recientemente, en virtud del concurso de curatos último.  Reunidos todos en la Plaza de la Constitución, a…

La justicia reclama a Juan Milián  (1862)

La justicia reclama a Juan Milián (1862)

Boletín oficial de la provincia de Soria. 6 de junio 1862 Circular número 165. Encargando la captura del preso Juan Milián, que se fugó de la cárcel del pueblo de Alcuvilla de las Peñas, en la noche del 29 de mayo, próximo pasado. En la noche del 29 de mayo próximo pasado se fugó de…

José Barbé y Miguela Laparra redactan su testamento (1770)

José Barbé y Miguela Laparra redactan su testamento (1770)

El 30 de marzo 1770 el notario de Calanda acude a casa de Joseph Barbe y de Miguela Laparra situada en la calle Puentecil. Joseph natural de Samper de Calanda (c,1700) vive en Calanda desde su tierna infancia, en 1725 desposa en primeras nupcias a Josepha Palos y, tras enviudar, en 1730 a Miguela Laparra…

Pasar más hambre que un maestro de escuela (1869)

Pasar más hambre que un maestro de escuela (1869)

Utilizada a menudo como muletilla en una conversación, la frase proverbial “Pasar más hambre que un maestro de escuela” alude a la situación económica de los maestros de enseñanza primaria durante el siglo XIX . Educación, maestros y ayuntamientos en el siglo XIX La primera gran reforma educativa promovida en los reinos de España nace de la…

Cantarerías, alfarería. Los tipos de piezas

Cantarerías, alfarería. Los tipos de piezas

Autoría : Daniel Aguilar Sanz 6. Los tipos de piezas Las piezas fabricadas en Calanda no fueron demasiado numerosas, eran las siguientes: Cántaro: marcadamente esférico y con dos asas. Los había de tres tamaños, “grande” (10 litros) “artillero” (5 litros) y “cantarico” (cántaro pequeño)[1]. Algunas derivaciones eran el “rallo”, botijo aragonés con la boca cerrada…