Los Oché- Origen de una familia calandina

12/02/2022
7 min lectura

Autoría: Amadeu Andrés García

Los Oché en Calanda

Al igual que otros muchos de fonética similar, parece más que probable que el apellido Oché llegara a territorios españoles, como fruto de las migraciones que se produjeron en diferentes etapas de los siglos XVII y XVIII, procedentes de nuestro país vecino, Francia. En el mismo, podemos encontrar un sinfín de localizaciones, bien extendidas por el país, que podrían incluir otras acepciones del mismo apellido, como pudieran ser Oche (sin acento), Oched, o incluso por simple deformación oral, Auched y Auchet. Todas ellas se pueden localizar hoy en día, en muy diversas comarcas francesas o incluso en zonas más o menos cercanas a sus fronteras, dentro de países limítrofes como Luxemburgo, Bélgica, Alemania o Suiza.

Ciñéndonos a nuestra villa, en el siglo XVIII, podemos encontrar diversas familias con el apellido Oché, de las que tan sólo una de ellas encadena generaciones de descendientes que llegan hasta nuestros días. Es la que encabezan Francisco Oché Serranía, hijo de Juan y Manuela, que desposó con Rosa Royo Gaumar, de cuyos cuatro hijos, Vicente Quirín, Rosa, Miguel Mª y Miguel, hemos hallado constancia documental en el Registro de Bautismos correspondiente al Archivo Parroquial.

El más pequeño de ellos, Miguel Oché Royo, contrajo matrimonio en 1810, con Mª Ramona Barberán Olleta, también calandina, dando origen a la saga que a través de los Oché Barberán, Oché Sábado, Oché Escuín, y Oché Lahoz, llegó hasta nuestros contemporáneos, los hermanos Oché Jarque.

En la Iglª Parroquial de Calanda â treinta de Noviemᵉ. Del año mil ochocientos y diez, precedida en ella las tres amonestaciones Canonicas dispuestas por el Santo Concilio Tridentino, sin resultar impedimtº al tiempo del Ofertorio de la Misa Parroquial en tres días festivos, que lo fueron: la primera dia quatro de Noviemᵉ. Dominica vente y una post Pentecostes; la segunda dia onze Dominica XXII post Pentecostes; y la tercera dia diez y ocho del mismo Dominica XXIII post Pentecostes, y habiendo también prestado su consentimtº ante mi Vicente Oché su hermano bajo el dia quatro de Noviemᵉ. Yo el infrascripto Vicario desposé por palabras legitimas, y de presente, y al mismo tiempo dixe la Misa nupcial à Miguel Oche Soltero natural de esta Villa edad de diez y siete años hijo de los Difuntos Francº Oche, y Rosa Royo con Maria Ramona Barberan igualmente soltera natural de esta de Calanda de edad catorce años, é hija de Joaquin Barberan, y de Ramona Olleta, estos y aquellos cónyuges legítimos ambos Contraientes mis Parroquianos habiendo entendido su mutuo consentimtº y sido hallados instruidos en la doctrina christiana: a lo qual fueron presentes, y testigos Mos. Joaquin Garcia Cap. de Nª Sª del Pilar de esta Villa, y Antonio Bernad también de esta vecindad. Y para que de ello lo certifico y firmo.                                                                                       

Miguel Ybañez Vicº

Dos generaciones posteriores, un nieto de los anteriores, Carlos Oché Sábado, desposó en 1892 a Nicolasa Escuín Palos, según consta en el Acta Libro de Matrimonios del Registro Civil:

En Calanda á las seis de la mañana del dia trece de Octubre de 1892 hallándome yo el Infrascrito D. Benigno Maled Secretario por delegación del Sr.Juez municipal del distrito del mismo en la Yglesia Parroquial de NªSªde la Esperanza de esta Villa donde me trasladé para asistir á la celebración del matrimonio Canónico convenido entre D.Carlos Oché y Sábado y Dª. Nicolasa Escuín y Palos en virtud del aviso previo que de los mismos recibí en debida forma, declaro: Que á mi presencia ha procedido el Presbítero D.Julio Lucia Benedit Cura párroco de la referida Yglesia á unir en matrimonio canónico á los referidos D.Carlos Oché y Sábado de edad veintiuno año, soltero, natural de Calanda, vecino del mismo, hijo legítimo de D.Tomás y Dª.Ponciana y á Dª.Nicolasa Escuín Palos, de edad diecinueve años, soltera, natural de Calanda y vecina del mismo hija legítima de D.Celestino, difunto, y Dª.Victoria casada en segundas nupcias, habiendo asistido a dicho acto, el padre del contrayente, y padre político de la contrayente, y los testigos D.Andrés Gines Moragrega, mayor de edad, vecino de esta Villa y D.José María Benaul Salvador, mayor de edad, y de esta vecindad. Y para que conste levanto la presente acta de inscripción del referido matrimonio, á los efectos del articulo 77 del Codigo civil, la cual firma conmigo el contrayente y por la contrayente que dijo no saber lo hace el Exmo. Sor.D.Felipe Cascajares y Azára y los testigos despues de enterados de su contenido. = Benigno Maled = Carlos Oché, Felipe de Cascajares = Andres Ginés = José María Benaul =.

El acta transcrita queda archivada en este registro civil en el legajo numero tres de la sección de matrimonios.

En el Censo Electoral de 1897 de la villa de Calanda, encontramos a Tomás Oché Barberán y Carlos Oché Sábado, padre e hijo, como residentes en el Humilladero y con la profesión de sillero, lo que nos hace suponer que esta labor artesanal se transmitió entre generaciones.

Tomás J. Oché Sábado, hermano de Carlos, contrajo matrimonio con Antonia Ballesté Plana, nacida en el Sarral, municipio de la provincia de Tarragona y posteriormente se trasladaron a Barcelona, ubicándose en la calle, entonces llamada Salón de San Juan, lugar en el que nacieron sus hijos. Otra hermana, Faustina, casada con Francisco Manero Blasco, natural de Alcañiz, también fijo su residencia en la Ciudad Condal, concretamente en la calle Llull; todo ello según consta en las hojas del Padrón de los años 1915 y 1924, halladas en el Archivo Intermedio Contemporáneo de Barcelona.

Como curiosidad, adjuntamos la breve nota aparecida en el periódico La Vanguardia, en el año 1933, en la que se menciona un leve accidente sufrido en la vía pública, por Tomás J. Oché Sábado.

Por sus supuestos orígenes franceses, desconocemos la etimología del apellido Oché, pero algún historiador dice que apareció inicialmente alrededor del siglo XIII, particularmente en la corte del rey Teobaldo de Champagne, hijo de Blanca de Navarra y sobrino de Sancho el Fuerte, formando parte del servicio personal y guardia privada desde 1234 a 1240. Las referencias de este apellido parecen precisarse con más frecuencia desde el siglo XV al XVII en especial en los hechos de la negociación con los franceses del Tratado de los Pirineos del 7 de Noviembre de 1659, y en especial en la exacta delimitación de la frontera con Cataluña y Francia.

En la actualidad podemos hallar este apellido en poco más de una docena de registros, entre las provincias de Teruel y Zaragoza. Por supuesto abunda mucho más en Francia, extendiéndose por diferentes zonas de su territorio y curiosamente, puede encontrase de forma prolífica en Nigeria, país del África Occidental, antigua colonia británica, en el que según uno de los idiomas autóctonos, el apellido Oché significa “un nombre que se le da a una persona que tiene más probabilidades de ser muy grande en la vida; Oché es un rey,  un ser querido y respetado, una persona que tiene un gran corazón, que ama genuinamente, inteligente, intelectual y probablemente la mejor persona en cualquier lugar”.

Por último, desde el punto de vista heráldico, los pocos datos encontrados nos hablan de un escudo en plata, con cruz de gules, apuntada.


© 2019 Grupo de estudios Calandinos.
© 2022 Textos y fotografías, sus autores.

Impactos: 41

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − 4 =