Final de curso en las escuelas de Calanda (1916)

30/06/2020
3 min lectura

30 de junio 1916. Heraldo de Aragón.

Archivo Jorge Celma Carreras

 Con arreglo al reciente Real Orden de Instrucción Pública en la semana pasada se celebraron las exposiciones de labores y trabajos que durante el curso verifican los alumnos de ambos sexos que concurren a esta escuela municipal. nunca con más motivo puedo exteriorizar mis entusiasmos por las pedagogía nacional que ahora pues con gusto consigo el éxito alcanzado por sus dignos profesores en  el citado acto.

Tanto la Junta Local como todos los asistentes al acto se mostraron satisfechisimos, vista la labor realizada por los señores maestros que al fin han logrado regular la enseñanza después de largo tiempo en que por circunstancias especiales transcurrieron por desgracia días aciagos para la misma en esta villa.

 Hoy satisfecho nuestro deseo de la obra cultural de los pueblos, vemos realizado nuestro sueño en nuestra querida villa, de lo que es prueba palmaria el resultado conseguido.

Calanda se felicita y felicita cordialmente a los ilustrados profesores  doña Pascuala Virgos, doña Paula Cebrián, doña Tomasa de Castro, don Alejandro Velilla, don Ramón Torner y don Policarpo Crespo, deseando continúe muchos años al frente de estas escuelas, en donde con tanto acierto llenan su difícil cometido.

 Los exámenes del Colegio de las Hermanas de Santa Ana, constituyen anualmente un verdadero acontecimiento. Encanta ver como esos tiernos infantes, en número muy considerable, que apenas pueden articular palabra, se hallan tan perfeccionados para desarrollar un programa que abarca bastantes asignaturas, así como la facilidad de pronunciar esos discursos que hacen entretenida la estancia en el local ocupado por completo. sobre todo en los ejercicios de gimnasia, no sabe uno que admirar más coma si la fijeza y precisión en los tiempos, o la variedad de ejercicios que no puede concebirse sino presencia el espectáculo.

 Solo por las paciencia que caracteriza a esas Benemérita religiosas y con su proverbial resignación pueden inculcar tan ingeniosamente el programa que comprende los trabajos en esta clase de colegio. Digna son de consideración las citadas religiosas que, aparte de estos, son varias las obras de amor y caridad que realizan en los pueblos, dónde tienen la dicha de albergar. Enhorabuena la madre superiora hermana Francisca Moranta por su acertada iniciativa e igualmente a las demás hermanas Jesús Inúñez, Salvadora Aguado, Marcelina y Luarte y Carlota Fernández que con éxito lisonjero, coadyuvan muy acertadamente en cuántas ocasiones se ofrecen.

Segismundo Sauras


© 2020 Grupo de Estudios Calandinos.
© 2020 Textos y fotografías, sus autores.

Impactos: 6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *