MENÚ

Calanda en el otoño de 1609.

09/11/2019
2 min lectura
2.2 La situación en Calanda

Ante la situación de caos descrita por el Marqués de Aitona y Heredia se contrapone la visión que ofrece la lectura de las fuente escritas relativas a Calanda.

El vicario de la parroquia de Nuestra señora de la Esperanza, mosén Juan Julis, entre septiembre y diciembre 1609, asienta en sus libros cinco matrimonios, los de Rodrigo Margúan con Aldonza Saltamatas, de Alexandre Ayu con Clara Ceyne, de Alexandre Moçot con Polonia Chirideu, de Gerónimo de Muza con Esperanza Chicala, y de Joan Mocaxteri con Aldonza Ezquerrero; bautiza a quince niños pertenecientes a familias moriscas y confiesa, ante de administrarles la extrema unción, a Isabel Vililla, Isabel Pancaliente, Alexandre Alfadarí, y Alexandre Marguan.

La escribanía de Pedro Morales, sigue registrando los acuerdos comerciales firmados entre particulares. Los cristianos nuevos Serafi Juge, Amador Samperuelo, Alexandre Ceyne, Lope Penginet conceden una serie de préstamos por valor de 5.000 sueldos a cristianos viejos de Oliete, el Mas de la Matas. Alejandro Peon y Amador Reguan llegan a un acuerdo por el cual el primero arrienda dos bancales en la partida de Castiel, preveyendo su restitución al titular a finales del año 1612. Entre los cristianos viejos destaca la información según la cual Artal de Alagón señor de Calanda, miembro de la cámara del Rey Felipe III, entrega en comanda a Alexandre el Conde dos cahices de trigo que el Conde usará cuando llegue el tiempo de la siembra.

Durante el otoño de 1609, las noticias acerca de la salida de los moriscos valencianos, y los rumores sobre un levantamiento en la frontera con Castilla, no parecen afectar las relaciones sociales y comerciales entre los nuevos convertidos y los cristianos viejos de la Tierra Baja. La cuestión de la expulsión se ha convertido evidentemente en el epicentro de las preocupaciones de los moriscos calandinos; ante aquellos que anuncian una catástrofe inminente se contrapone la postura de la mayoría que, atemorizada por la idea de tener que abandonar la Península, niega lo que a ojos de los más avispados parece ser una evidencia.


© 2019 Grupo de Estudios Calandinos.
© 2019 Textos y fotografías, sus autores.

Impactos: 39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar